La Gasca encargó al capitán español Alonso de Mendoza fundar la nueva ciudad en las inmediaciones de la población indígena de Chuquiapu. Dicho acto se llevó a cabo el 20 de octubre de 1548, y la ciudad fue bautizada con el nombre de “Nuestra Señora de La Paz”.

Según algunos autores, el rey de España Carlos V mandó de obsequio a la ciudad de La Paz una imagen sevillana de la Virgen María, para que se venerase como patrona de todo el corregimiento. Esta imagen tallada en madera representa a la Virgen sentada, sosteniendo al Niño en un brazo y un bastón de mando en el otro, apoyando un pie sobre un libro. La imagen es del tipo de las Sedes Sapientiae “Asiento de la Sabiduría”, y por eso ha sido adoptada para significar la filosofía de la Universidad Nuestra Señora de La Paz.